Toyota debe suspender la producción del RAV4 y el 4Runner por problemas de suministros


Toyota, el mayor fabricante de automóviles del mundo, no es inmune de los estragos en la cadena de suministro global causados ​​por el coronavirus, mientras los fabricantes de automóviles continúan recuperándose, pero en cierta medida con problemas.

El sitio Automotive News ha confirmado a través de los ejecutivos de Toyota, que el fabricante de autos japonés suspenderá la producción de varios vehículos populares el próximo mes, porque carece de los componentes necesarios para fabricarlos.

Los vehículos afectados incluyen el muy popular Toyota RAV4, el 4Runner y una lista considerable de modelos Lexus, como el GX, NX, UX y ES.

Toyota fabricará un total de 700.000 vehículos en diciembre, 250.000 en Japón y 500.000 en sus otras instalaciones repartidas por todo el mundo. Eso puede sonar como muchos vehículos, pero esa cifra generalmente ha sido de alrededor de 800,000 en los últimos meses.

Esta no es la primera vez que Toyota reduce la producción debido a la falta de componentes, específicamente chips semiconductores. El mes pasado, Toyota anunció que su pronóstico de producción para el año fiscal completo se reduciría después de negarse a hacerlo durante meses. Ya sea por los inversionistas o por presiones internas, el fabricante de automóviles finalmente revisó sus cifras.

A principios de este mes, Toyota dijo que su objetivo de producción se reduciría en 500.000 unidades. En lugar de 9,7 millones de vehículos saliendo de la línea de montaje para el 31 de marzo, al final del año fiscal, ahora serán 9,2 millones.

Cosas como esta son importantes para los resultados de cualquier empresa. Cuando las ganancias operativas de Toyota cayeron un 25 por ciento en el tercer trimestre comercial de este año, lo que lo obligó a reducir su producción.

Sin embargo, esa cifra de 9,2 millones sigue siendo sólida. De hecho, es un máximo histórico, superando el récord anterior establecido el 31 de marzo de 2017, de 9,08 millones de vehículos.

Toyota ha capeado la tormenta pandémica mucho mejor que la mayoría de sus rivales, pero solo porque aprendió una dolorosa lección en 2011 tras el destructivo tsunami. La cadena de suministro justo a tiempo de la empresa se interrumpió y hubo que detener la producción.

Un cambio fundamental que hizo Toyota después de eso fue almacenar chips semiconductores. A pesar de que supuso un gran gasto, ese almacenamiento permitió a Toyota sobrevivir durante meses cuando sus rivales no podían.

Pero esas fichas se agotaron con el tiempo, y ahora Toyota está en la misma situación que todos los demás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here